sábado, 31 de diciembre de 2011

Resumen 2011

Hola a todos, sólo decir que estamos a unas horas de que empiece un año nuevo. Muchas gracias por seguir el blog (os lo agradezco a toooodos ^-^) y que espero poder estar muchos años más.

Voy a hacer un pequeño resumen de los libros que he estado leyendo y no me han gustado en absoluto y los que sí.

Los que sí:



Y los que ni se os ocurra leerlo nunca, ¿entendido?




¿La portada más bonita?


Creo que no necesita explicación

Bueno espero que este año que viene nos vaya a todos bien y espero mejorar cada día los dos blogs que están a mi cargo y feliz año bueno.



Memetin

martes, 27 de diciembre de 2011

La modista de la reina.

Hola hola, ¿me echabais de menos?

(Doble de Memetin) No

(Memetin) Contigo no hablaba. Ahora la reseña del libro La modista de la reina.








Autor: Catherine Guennec.

Editorial: Umbriel

Páginas: 224

Sinopsis: Rose Bertin, una pobre costurera de la Picardía, llega a París con quince años convencida de que allí encontrará trabajo y un futuro. Trabajadora incansable, pronto logra abrirse su propio camino y cuando la duquesa de Chartres se encapricha de sus diseños, la vida de Rose cambia para siempre. Sus creaciones brillan por su diversidad e inventiva y atraen a la recién llegada archiduquesa María Antonieta Habsburgo-Lorena. Los deseos de la que será, sin duda, la reina más admirada y odiada de Francia, se unen con la inspiración de la divina Bertin quien, convertida en modista de la reina, consigue que sus trajes vistan a las reinas de de Suecia, España y Bohemia y crea un auténtico imperio del traje desde su tienda en la calle Saint Honoré.
  A través de la mirada de una mujer audaz y extraordinaria, Catherine Guennec logra recrear todo el esplendor de Versalles y los convulsos años del reinado de Maria Antonieta.



Opinión:
En un principio no pensaba reseñar este libro debido a que no estaba muy segura si me iba a gustar el libro aunque confieso que me ha gustado bastante.

La historia es completamente real y trata sobre la que fue la diseñadora de los trajes de María Antonieta y de otras nobles europeas. Claro está antes de llegar tan alto, se muestra cómo fue su humilde infancia y lo que tuvo que conseguir hasta llegar a diseñar. Sus diseños llamarían la atención a una noble de Versalles y seguiría sin llamar mucho la atención hasta que llegase la Delfina y empezase a crear sus diseños. Pero no todo es de rositas porque empiezan a haber rumores o insultos hacia Rose porque es bastante costosa para los nobles y los que no lo son tanto. Y, antes de que llegue la famosa Revolución Francesa, Rose tiene que intentar sobrellevar algunos problemas con la nobleza.


El libro está bastante bien, de lectura bastante rápida y una trama interesante de principio a fin. Además que el personaje real de Rose Bertin es sin duda increíble por su fuerza ante los problemas y ante su simplicidad en ciertos momentos del libro. Una mujer que no busca amor romántico pero al final lo encuentra aunque imposible (T-T).

Peeero (siempre hay un pero) el libro utiliza muchos tecnicismos y muchos nombres de nobles que uno acaba olvidando y necesita ir para detrás para volver a recordar que era x cosa. Además que uno no se imagine que es un libro juvenil y que siempre pasa algo...no, no es así. Es un libro histórico y como tal hay cosas que el escritor (escritora en este caso) no se puede inventar cosas como lo hacen los escritores de tipo juvenil así que para alguien joven es difícil leer el libro sin que uno no se aburra (no os preocupéis, yo no me he aburrido. Tengo mucha fuerza de voluntad)

Hablemos de Catherine, la escritora necesitó mucha información para escribir el libro y hay que reconocer que lo hace bastante bien. Su forma de escribir es buena salvo que el libro se hace lento por los tecnicismos (cosa que no es culpa de la escritora porque seguramente no esperaba que una lectora tan tonta como yo iba a leer el libro). Y su forma de narrativa en primera persona me gustó bastante aunque la forma de describir no existe en el libro porque después de todo ¿qué iba a describir un libro con función histórica? sobretodo en un libro que la única "foto" para poder ver como eran físicamente era un cuadro que no se sabe a ciencia cierta si era así.

En resumen, ¿estás harto/a de libros juveniles? ¿estás interesado/a de un libro histórico y no sabes cuál? ¿eres un fan de la moda y te gustaría saber cómo era antes? ¿quieres conocer a un personaje histórico realmente interesante? Éste es tu libro y lo lees en un suspiro.


8'5/10 El libro está bien.

Ah...y Feliz Navidad.








jueves, 22 de diciembre de 2011

Hola, hola

Estoy increíblemente feliz por tres motivos:


-He sacado buenas notas (5 sobresalientes y 4 notables)


-Que por haber sacado buenas notas me han comprado un portátil y que también un e-book.


-Y que posiblemente la editorial La Galera participe con este blog.


(^-^) Por cierto, intentaré estar en navidades.


miércoles, 14 de diciembre de 2011

Expomanga

Aquí unas imágenes de la ExpoManga de Murcia.


Pitufina




 Yasmine de la película Aladín


Nyan Cat (con una sailor moon por ahí metida)


                                                      (Ésto era increíblemente gigante...)

                                         Kimono


Un Sims

Anonymous

Bueno y ya no pongo más porque no hice muchas fotos (incluso estaba el tío de la vara, Walley...) o porque tengo pereza.

¡Hasta Luego!

Psd: Reseña de la modista de la reina muy próxima.

martes, 6 de diciembre de 2011

Me dijeron que cambiara...


¡¡Me apunto!!

Cumbres Borrascosas.

Bueno ya era hora de que pusiese ésta reseña T-T

(Doble de Memetin) Ya tardabas...

(Memetin) Menudo incordio...

Autor: Emily Brönte.

Editorial: Círculo de lectores.

Páginas: 397

Sinopsis: El lector que se aventure por el páramo de Cumbres borrascosas llegará a un paraje situado entre el cielo y el infierno, donde aúlla el amor imposible del atormentado Heathcliff y la apasionada Catherine. La historia se remonta a muchos años atrás, cuando Catherine, la hija de una familia distinguida, y Heathcliff, un campesino adoptado, pasan de ser compañeros de infancia a vivir un amor prohibido. Pero la joven se casa con otro, y el muchacho, que ha vivido sumido en el resentimiento, se ahoga en el odio y la sed de venganza, un rencor que afectará a toda la familia y también a las generaciones venideras. El fantasma de Catherine, hecho de deseo y carencia, pasea su lamento por el brezo y, tras la ventana de Cumbres borrascosas, suplica a su amor lo ya imposible: «Déjame entrar».


Opinión personal:

Empecemos con la primera curiosidad del libro a los días de hoy en día. Supongo que si habéis leído la saga "Crepúsculo" sabréis que el libro favorito de Bella es Cumbres Borrascosas.

Lo alarmante es que a un personaje de una novela que ha dejado mella en los jóvenes le guste un clásico de la literatura, porque es algo que veo más o menos normal. Si no lo que me parece una vergüenza y haya producido en mí un odio repulsivo a la editorial que hizo lo siguiente:


(Idiota de turno) Claro como es el libro favorito de Bella y Edward (personajes que podemos olvidar dentro de unos años). Ponemos una portad parecida a la de Luna Nueva y ponemos en grande que "ésto" les encanta a dos personajes ficticios de una novela que no va a recibir el título de "clásico".

Me explico, el idiota que hizo ésta nueva edición tenía claro que quería rebajar un buen libro al nivel de Crepúsculo (no digo que sea un mal libro, que me gusta, pero lo veo muy fuerte). Y lo peor es que hay gente que se ha comprado el libro porque a Bella le gustaba y tenían curiosidad (como el horrible caso de un pariente cercano..).


Dejo de enrollarme y me lío con la reseña:

La historia trata de dos familias: Earnshaw y Linton. Dos familias muy importantes en un pueblecito placentero  de Inglaterra.  Un día, la familia Earnshaw acoge a un nuevo inquilino, Heathcliff.

Éste es un niño gitano de modales bastante ofensivos que fue recogido por el cabeza de familia. Al principio los dos hijos, Catherine y Hindley, tratan mal a Heathcliff pero finalmente Catherine se vuelve amiga de éste. Tienen una buena relación de amigos de pequeños y cuando ambos son ya adolescentes Catherine se casa con el hijo de los Linton, Edgar, aunque ésta le cuenta a Nelly Dean (ama de llaves de los Earnshaw) que ella ama a Heathcliff. Y lo peor es que el propio Heathcliff escucha la conversación y huye.

Claro está, cuando vuelve años después, promete vengarse y hacerse dueño de los terrenos de Earnshaw y de Linton.

¿Cumplirá o no? Eso ya lo veremos.


Al principio de la novela uno se extraña bastante porque no entiende quién es el que cuenta la historia, en éste caso es el joven Sr.Lockwood que ha alquilado la "Granja de Tordos" a Heathcliff. El joven conoce a Heathcliff y a la "familia" que les acompaña: Joseph, Catherine Heathcliff y Hareton Earnshaw...personas que parecen más bien animales que personas.

El joven Lockwood vive una experiencia bastante fantasmal y decide no volver a "Cumbres Borrascosas" por el maltrato provocado por Heathcliff y compañía. Cae enfermo y entonces el ama de llaves de "La Granja de Tordos", la Sra. Dean, le cuenta la historia de cómo se llegó a esa situación.

A lo largo de la historia uno no puede evitar a veces tener ganas de tirar el libro de lo aburrido que se te hace la trama y lo odiosos que son todos los personajes (sólo dos se salvan...dos....). Pero a medida que notas que te quedan pocas páginas te das cuenta de que es posible que haya personajes a los que el lector tenga que perdonar (Lockwood, Nelly Dean, Hareton, el propio Heathcliff que parece el mismísimo demonio) y cuando terminas el libro te dan unas ganas frenéticas de llorar como una descosía.

¿Por qué estuve a punto de llorar?

1.Porque la historia Heathcliff y Catherine Linton se arregla de una forma al estilo "el amor todo lo puede".

2. Y porque al pobre Hareton por fin se le reconoce como lo que es, una bellísima persona.

Porque sin duda alguna Hareton es el personaje más odiado por todos en la novela porque Heathcliff le cuida cuando su padre muere. En realidad no lo cuida, sino que lo convierte en un crío que solo puede decir blasfemias. Pero, cuando conoce a la hija de Catherine, Catherine (qué original el nombre), empieza a tener ganas de aprender y nos demuestra que en realidad es el personaje más noble de todos

Otro que me gusta es Edgar Linton, el padre de Catherine, que a pesar de que estuviese enamorado de alguien que no mostraba ni pizca de adoración a él. Cuando nace su hija al lector le da por sacar también su lado paternal (maternal en mi caso) y empezar a quererlo mucho.

Después están los personajes que odio de esta novela, que son muchos pero destaco dos:

El hijo de Heathcliff, Linton, que me pareció lo más enfermizo que uno pueda imaginar. Supongo que por ser débil hay que perdonarle...pero en realidad es un malcriado y desgraciado, además que incapacita a Hareton por su falta de educación. En serio, lo más horrible que he podido conocer en mi vida.

Y después el padre de Hareton, Hindley Earnshaw, que cuando muere su mujer se lía con el alcohol y con el juego. Es decir, que deja a Hareton que vaya a sus anchas y que todo sea "gobernado" por Heathcliff. A veces me daban ganas de entrar en el libro y darle unas bofetadas para que se diese cuenta de una puñetera vez que debía seguir adelante con su vida...aunque no lo consigue.


Sobre Emily Brönte he de decir que a pesar que en algunos momentos su narrativa me aburría y sus diálogos, demuestra al lector que para entender la trama uno tiene que estar pendiente de todo para que podamos decir al final que es como un cuento de hadas. Además que la forma narrativa de Emily se asemeja bastante a una matrioska, es decir, la historia la cuenta el Sr.Lockwood que éste a su vez se entera de una historia contada por Nelly Dean y a veces otro personajes secundarios cuentan lo que pasa en X momento.


Y describe cada escenario y momento determinado de forma increíble. Normal que éste libro sea un clásico de la literatura inglesa al igual que "Jane Eyre" (la escritora de esa novela era hermana de Emily Brönte) u "Orgullo y Prejuicio".










Cumbres borrascosasY, si uno se dedica a buscar en Internet, se dará cuenta de que la película ha sido filmada en múltiples versiones...Aunque creo que esperaré un año para ver la versión moderna que me parece un poco...correcta. (Si os aburríais ya de tanto vampiros, preparaos para una oleada de clásicos en la cartelera del próximo año: Jane Eyre, Cumbres Borrascosas, Blancanieves, Sherlock Holmes...)


























En resumen, este libro se nota que es un clásico por la forma tan moderna en la cual la escritora se expresa y que nos damos cuenta de que aunque el libro sea de la época victoriana sigue habiendo rasgos de éste que sigue en esta época contemporánea. Personajes odiosos, eso sí, pero cuando encuentras a uno que te encanta se te hace más corta la lectura. Mi valoración es de...


10/10 Clásico imprescindible de leer para éstas

navidades que se acercan.




Bueno, me despido y hasta pronto...


Memetin.


P.S.D: ¿Sabías que estuve a punto de dejar el libro? Dios mío, hubiese dejado uno de mis libros favoritos por detrás de Orgullo y Prejuicio...


(Doble de Memetin) Siempre hay que dar una oportunidad a los libros.


(Memetin) Desde luego...





lunes, 21 de noviembre de 2011

Amanecer.

Hooola, bueno ayer (domingo) fui a ver la película de Amanecer 1 parte. Yo no sé que manía tienen ahora con hacer dos partes del último libro de x saga (copia descarada de Harry Potter). Y bueno...ha estado bien, podría estar mejor pero solo ha estado bien. La boda todo muy bonito, me han encantado la parte cómica pero algo podría haberse quitado para que no tuviésemos que esperar un año para la segunda parte.

Leí el libro hace un tiempo y, lo que he visto, he notado que hay ciertas cosas que creo que no salen en el libro pero sí sale en la película...curioso...

Lo bueno de la película es que los efectos especiales para hacer a Bella anoréxica estaban bastante logrados y la decoración en general de la boda y la casa en la isla...muy bonito todo pero sigo sin entender porque a habido veces en las que no me acordaba de ciertas partes del libro (Respuesta: No me acordaba porque NO salía en el libro)

Está bien la película pero espero que la segunda parte acabe ya de una mísera vez con la fama que tiene la película a los críticos (supuestamente la segunda parte hay mas acción así que...ha esperar un año...ya queda poco T-T). Y sigo pensando que hay cosas que se podían haber recortado...además que suena un poco tétrico el momento en el que Jacob  (spoiler) ve a spoiler y spoiler spoiler....

Por cierto, Stephenie Meyer estuvo en la boda de sus personajes literarios (el sueño de todo escritor es que se haga realidad lo que escribe...) y concluyo ya pensado en Jacob y Edward (ahora viene spoiler así que no sigaís leyendo) con cierto dialogo...

Jacob: Hola suegro.

Edward: Lo que me faltaba...





Os dejo...

Doble de Memetin: ¿Y ya está?

Memetin: ¿Qué pasa?

DM: No sé si te has dado cuenta de que te faltan entradas que hacer como la reseña de Cumbres Borrascosas, las imágenes de la ExpoManga...

M: No hay tiempo.

DM: Vamos, ¿qué es lo que haces cuando tienes ordenador?

M: ...No sé de qué me hablas...

DM: Pues yo sí. Porque ahora te pasas el día viendo el anime de Death Note.

M: ¿En serio? No me había dado cuenta...¿y tus entradas para cuando?

DM: ¿Qué entradas?

M: Las de los dobles o las del Momento Cultura...

DM: Me callo y os dejamos el trailer de Amanecer primera parte y el de...¡¡¡¡¡Los Juegos del Hambre!!!!!

M: ¡¡¡Kyaaaaa!!!

Por cierto, el supuesto vestido de novia de Bella no me gustó aunque para gustos colores.

A ésta sí que le tengo ganas, no obstante ¿el apellido de Peeta suena así de mal? Además pensaba que Peeta se decía como en el inglés Pita...No sé...

viernes, 11 de noviembre de 2011

Unas cuantas cositas.

Hola, perdonad si no actualizo mucho pero es debido a que:

-He tenido un trabajo hace poco.

-Me están comiendo a exámenes.

-La Gramática del amor y Cumbres borrascosas están poniéndome las cosas muy difíciles (es broma)

-Tengo que practicar para mi próxima prueba libre de música.

-Estoy impaciente por la Expo manga (¡¡¡Expo Expo Manga!!!)

-Estoy escribiendo alrededor de seis proyectos (soy muy bruta, lo sé) y me estoy preparando para un concurso de relatos que organiza Coca Cola....El relato va de algo así...


Imaginaros que ésta mariposa es la última en el mundo, y encima se ha acabado la especie humana. De eso va a tratar mi micro-relato para el concurso.

-Estoy un poco tonta ésta semana....

Y muuuuchas razones más. Aunque me he quedado en Murcia, por lo del Expo Manga, ahora me arrepiento de no a ver ido a Madrid....Porque me he enterado de algo que me ha impactado, que me ha dejado destrozada....

¿Por qué nadie me dijo que Justin Bieber venía a presentar su disco en Madrid? Ya lo he dicho, me ha dejado destrozada esa noticia, llego a saberlo y se produce el asesinato de Justin Bieber...¬ ¬ es coña. Pero, me gustaría, si las beliebers me lo permiten, hacer unos pequeños montajes.

Para las Anti-biebers.

Para las beliebers...

Otra cosa mariposa. He visto el trailer de la nueva "Blancanieves" interpretada por Kristen Stewart y la bruja por Charlize Theron (Charlize es la que más me atrae de la película por su papel de mala malísima, me ha conmovido).




Impresionante....



martes, 8 de noviembre de 2011

Expo Manga!!!!

Se avecina la Expo Manga de Murcia, que se celebrará este fin de semana. Con lo friki que soy no puedo perderme esto y por eso estoy muy ansiosa por ir. Además, Gigi y yo vamos el mismo día.

Seguramente haré un post al día siguiente para comentar cómo me fue.

Y no esperéis verme disfrazada (ni de coña ¬-¬) aunque fijo que Gigi no se escapa de que le haga una foto con su disfraz de Sailor Moon.

Bueno, goodbay!!!
























P.S.D: ¿Alguien se une al salón? Si es así, comentad ^-^

viernes, 28 de octubre de 2011

La máscara de la muerte roja.

Relato de Edgar Allan Poe que teneís que leer y que la profesora de Lengua nos leyó por la razón de Halloween. Espero que os guste.


Durante mucho tiempo, la «Muerte Roja» había devastado la región. Jamás pestilencia alguna fue tan fatal y espantosa. Su avatar era la sangre, el color y el horror de la sangre. Se producían agudos dolores, un súbito desvanecimiento y, después, un abundante sangrar por los poros y la disolución del ser. Las manchas purpúreas por el cuerpo, y especialmente por el rostro de la víctima, desechaban a ésta de la Humanidad y la cerraban a todo socorro y a toda compasión. La invasión, el progreso y el resultado de la enfermedad eran cuestión de media hora.
Pero el príncipe Próspero era feliz, intrépido y sagaz. Cuando sus dominios perdieron la mitad de su población, reunió a un millar de amigos fuertes y de corazón alegre, elegidos entre los caballeros y las damas de su corte, y con ellos constituyó un refugio recóndito en una de sus abadías fortificadas. Era una construcción vasta y magnífica, una creación del propio príncipe, de gusto excéntrico, pero grandioso. Rodeábala un fuerte y elevado muro, con sus correspondientes puertas de hierro. Los cortesanos, una vez dentro, se sirvieron de hornillos y pesadas mazas para soldar los cerrojos. Decidieron atrincherarse contra los súbitos impulsos de la desesperación del exterior e impedir toda salida a los frenesíes del interior.

La abadía fue abastecida copiosamente. Gracias a tales precauciones los cortesanos podían desafiar el contagio. El mundo exterior, que se las compusiera como pudiese. Por lo demás, sería locura afligirse o pensar en él. El príncipe había provisto aquella mansión de todos los medios de placer. Había bufones, improvisadores, danzarines, músicos, lo bello en todas sus formas, y había vino. En el interior existía todo esto, además de la seguridad. Afuera, la «Muerte Roja».

Ocurrió a fines del quinto o sexto mes de su retiro, mientras la plaga hacía grandes estragos afuera, cuando el príncipe Próspero proporcionó a su millar de amigos un baile de máscaras de la más insólita magnificencia.

¡Qué voluptuoso cuadro el de ese baile de máscaras! Permítaseme describir los salones donde tuvo efecto. Eran siete, en una hilera imperial. En muchos palacios estas hileras de salones constituyen largas perspectivas en línea recta cuando los batientes de las puertas están abiertos de par en par, de modo que la mirada llega hasta el final sin obstáculo. Aquí, el caso era muy distinto, como se podía esperar por parte del duque y de su preferencia señaladísima por lo bizarre. Las salas estaban dispuestas de modo tan irregular que la mirada solamente podía alcanzar una cada vez. Al cabo de un espacio de veinte o treinta yardas encontrábase una súbita revuelta, y en cada esquina, un aspecto diferente.

A derecha e izquierda, en medio de cada pared, una alta y estrecha ventana gótica comunicaba con un corredor cerrado que seguía las sinuosidades del aposento. Cada ventanal estaba hecho de vidrios de colores que armonizaban con el tono dominante de la decoración del salón para el cual se abría. El que ocupaba el extremo oriental, por ejemplo, estaba decorado en azul, y los ventanales eran de un azul vivo. El segundo aposento estaba ornado y guarnecido de púrpura, y las vidrieras eran purpúreas. El tercero, enteramente verde, y verdes sus ventanas. El cuarto, anaranjado, recibía la luz a través de una ventana anaranjada. El quinto, blanco, y el sexto, violeta. El séptimo salón estaba rigurosamente forrado por colgaduras de terciopelo negro, que revestían todo el techo y las paredes y caían sobre un tapiz de la misma tela y del mismo color. Pero solamente en este aposento el color de las vidrieras no correspondía al del decorado.

Los ventanales eran escarlata, de un intenso color de sangre. Ahora bien: no veíase lámpara ni candelabro alguno en estos siete salones, entre los adornos de las paredes o del techo artesonado. Ni lámparas ni velas; ninguna claridad de esta clase, en aquella larga hilera de habitaciones. Pero en los corredores que la rodeaban, exactamente enfrente de cada ventana, levantábase un enorme trípode con un brasero resplandeciente que proyectaba su claridad a través de los cristales coloreados e iluminaba la sala de un modo deslumbrante. Producíase así una infinidad de aspectos cambiantes y fantásticos.

Pero en el salón de poniente, en la cámara negra, la claridad del brasero, que se reflejaba sobre las negras tapicerías a través de los cristales sangrientos, era terriblemente siniestra y prestaba a las fisonomías de los imprudentes que penetraban en ella un aspecto tan extraño, que muy pocos bailarines tenían valor para pisar su mágico recinto.

También en este salón erguíase, apoyado contra el muro de poniente, un gigantesco reloj de ébano. Su péndulo movíase con un tictac sordo, pesado y monótono. Y cuando el minutero completaba el circuito de la esfera e iba a sonar la hora, salía de los pulmones de bronce de la máquina un sonido claro, estrepitoso, profundo y extraordinariamente musical, pero de un timbre tan particular y potente que, de hora en hora, los músicos de la orquesta veíanse obligados a interrumpir un instante sus acordes para escuchar el sonido. Los valsistas veíanse forzados a cesar en sus evoluciones.

Una perturbación momentánea recorría toda aquella multitud, y mientras sonaban las campanas notábase que los más vehementes palidecían y los más sensatos pasábanse las manos por la frente, pareciendo sumirse en meditación o en un sueño febril. Pero una vez desaparecía por completo el eco, una ligera hilaridad circulaba por toda la reunión. Los músicos mirábanse entre sí y reíanse de sus nervios y de su locura, y jurábanse en voz baja unos a otros que la próxima vez que sonaran las campanadas no sentirían la misma impresión. Y luego, cuando después de la fuga de los sesenta minutos que comprenden los tres mil seiscientos segundos de la hora desaparecida, cuando llegaba una nueva campanada del reloj fatal, se producía el mismo estremecimiento, el mismo escalofrío y el mismo sueño febril.

Pero, a pesar de todo esto, la orgía continuaba alegre y magnífica. El gusto del duque era muy singular. Tenía una vista segura por lo que se refiere a colores y efectos. Despreciaba el decora de moda. Sus proyectos eran temerarios y salvajes, y sus concepciones brillaban con un esplendor bárbaro. Muchas gentes lo consideraban loco. Sus cortesanos sabían perfectamente que no lo era. Sin embargo, era preciso oírlo, verlo, tocarlo, para asegurarse de que no lo estaba.

En ocasión de esta gran fête, había dirigido gran parte de la decoración de los muebles, y su gusto personal había dirigido el estilo de los disfraces. No hay duda de que eran concepciones grotescas. Era deslumbrador, brillante. Había cosas chocantes y cosas fantásticas, mucho de lo que después se ha visto en “Hernani”. Había figuras arabescas, con miembros y aditamentos inapropiados.

Delirantes fantasías, atavíos como de loco. Había mucho de lo bello, mucho de lo licencioso, mucho de lo bizarre, algo de lo terrible y no poco de lo que podría haber producido repugnancia. De un lado a otro de las siete salas pavoneábase una muchedumbre de pesadilla. Y esa multitud —la pesadilla— contorsionábase en todos sentidos, tiñéndose del color de los salones, haciendo que la música pareciera el eco de sus propios pasos.

De pronto, repica de nuevo el reloj de ébano que se encuentra en el salón de terciopelo. Por un instante queda entonces todo parado; todo guarda silencio, excepto la voz del reloj. Las figuras de pesadilla quédanse yertas, paradas. Pero los ecos de la campana se van desvaneciendo. No han durado sino un instante, y, apenas han desaparecido, una risa leve mal reprimida se cierne por todos lados. Y una vez más, la música suena, vive en los ensueños.

De un lado a otro, retuércense más alegremente que nunca, reflejando el color de las ventanas distintamente teñidas y a través de las cuales fluyen los rayos de los trípodes. Pero en el salón más occidental de los siete no hay ahora máscara ninguna que se atreva a entrar, porque la noche va transcurriendo. Allí se derrama una luz más roja a través de los cristales color de sangre, y la oscuridad de las cortinas teñidas de negro es aterradora. Y a los que pisan la negra alfombra llégales del cercano reloj de ébano un más pesado repique, más solemnemente acentuado que el que hiere los oídos de las máscaras que se divierten en las salas más apartadas.

Pero en estas otras salas había una densa muchedumbre. En ellas latía febrilmente el corazón de la vida. La fiesta llegaba a su pleno arrebato cuando, por último, sonaron los tañidos de medianoche en el reloj. Y, entonces, la música cesó, como ya he dicho, y apaciguáronse las evoluciones de los danzarines. Y, como antes, se produjo una angustiosa inmovilidad en todas las cosas. Pero el tañido del reloj había de reunir esta vez doce campanadas. Por esto ocurrió tal vez, que, con el mayor tiempo, se insinuó en las meditaciones de los pensativos que se encontraban entre los que se divertían mayor cantidad de pensamientos. Y, quizá por lo mismo, varias personas entre aquella muchedumbre, antes que se hubiesen ahogado en el silencio los postreros ecos de la última campanada, habían tenido tiempo para darse cuenta de la presencia de una figura enmascarada que hasta entonces no había llamado la atención de nadie, Y al difundirse en un susurro el rumor de aquella nueva intrusión, se suscitó entre todos los concurrentes un cuchicheo o murmullo significativo de asombro y desaprobación. Y luego, finalmente, el terror, el pavor y el asco.

En una reunión de fantasmas como la que he descrito puede muy bien suponerse que ninguna aparición ordinaria hubiera provocado una sensación como aquélla. A decir verdad, la libertad carnavalesca de aquella noche era casi ilimitada. Pero el personaje en cuestión había superado la extravagancia de un Herodes y los límites complacientes, no obstante, de la moralidad equívoca e impuesta por el príncipe. En los corazones de los hombres más temerarios hay cuerdas que no se dejan tocar sin emoción. Hasta en los más depravados, en quienes la vida y la muerte son siempre motivo de juego, hay cosas con las que no se puede bromear. Toda la concurrencia pareció entonces sentir profundamente lo inadecuado del traje y de las maneras del desconocido. El personaje era alto y delgado, y estaba envuelto en un sudario que lo cubría de la cabeza a los pies.

La máscara que ocultaba su rostro representaba tan admirablemente la rígida fisonomía de un cadáver, que hasta el más minucioso examen hubiese descubierto con dificultad el artificio. Y, sin embargo, todos aquellos alegres locos hubieran soportado, y tal vez aprobado aquella desagradable broma. Pero la máscara había llegado hasta el punto de adoptar el tipo de la «Muerte Roja». Sus vestiduras estaban manchadas de sangre, y su ancha frente, así como sus demás facciones, se encontraban salpicadas con el horror escarlata.
Cuando los ojos del príncipe Próspero se fijaron en aquella figura espectral (que con pausado y solemne movimiento, como para representar mejor su papel, pavoneábase de un lado a otro entre los que bailaban), se le vio, en el primer momento, conmoverse por un violento estremecimiento de terror y de asco. Pero, un segundo después, su frente enrojeció de ira.

—¿Quién se atreve —preguntó con voz ronca a los cortesanos que se hallaban junto a él—, quién se atreve a insultarnos con esta burla blasfema? ¡Apoderaos de él y desenmascararse, para que sepamos a quién hemos de ahorcar en nuestras almenas al salir el sol!.

Ocurría esto en el salón del Este, o cámara azul, donde hallábase el príncipe Próspero al pronunciar estas palabras. Resonaron claras y potentes a través de los siete salones, pues el príncipe era un hombre impetuoso y fuerte, y la música había cesado a un ademán de su mano.

Ocurría esto en la cámara azul, donde hallábase el príncipe rodeado de un grupo de pálidos cortesanos. Al principio, mientras hablaba, hubo un ligero movimiento de avance de este grupo hacia el intruso, que, en tal instante, estuvo también al alcance de sus manos, y que ahora, con paso tranquilo y majestuoso, acercábase cada vez más al príncipe. Pero por cierto terror indefinido, que la insensata arrogancia del enmascarado había inspirado a toda la concurrencia, nadie hubo que pusiera mano en él para prenderle, de tal modo que, sin encontrar obstáculo alguno, pasó a una yarda del príncipe, y mientras la inmensa asamblea, como obedeciendo a un mismo impulso, retrocedía desde el centro de la sala hacia las paredes, él continuó sin interrupción su camino, con aquel mismo paso solemne y mesurado que le había distinguido desde su aparición, pasando de la cámara azul a la purpúrea, de la purpúrea a la verde, de la verde a la anaranjada, de ésta a la blanca, y llegó a la de color violeta antes de que se hubiera hecho un movimiento decisivo para detenerle.

Sin embargo, fue entonces cuando el príncipe Próspero, exasperado de ira y vergüenza por su momentánea cobardía, se lanzó precipitadamente a través de las seis cámaras, sin que nadie lo siguiera a causa del mortal terror que de todos se había apoderado. Blandía un puñal desenvainado, y se había acercado impetuosamente a unos tres o cuatro pies de aquella figura que se batía en retirada, cuando ésta, habiendo llegado al final del salón de terciopelo, volvióse bruscamente e hizo frente a su perseguidor. Sonó un agudo grito y la daga cayó relampagueante sobre la fúnebre alfombra, en la cual, acto seguido, se desplomó, muerto, el príncipe Próspero.

Entonces, invocando el frenético valor de la desesperación, un tropel de máscaras se precipitó a un tiempo en la negra estancia, y agarrando al desconocido, que manteníase erguido e inmóvil como una gran estatua a la sombra del reloj de ébano, exhalaron un grito de terror inexpresable, viendo que bajo el sudario y la máscara de cadáver que habían aferrado con energía tan violenta no se hallaba forma tangible alguna.

Y, entonces, reconocieron la presencia de la «Muerte Roja», Había llegado como un ladrón en la noche, y, uno por uno, cayeron los alegres libertinos por las salas de la orgía, inundados de un rocío sangriento. Y cada uno murió en la desesperada postura de su caída.
Y la vida del reloj de ébano extinguióse con la del último de aquellos licenciosos. Y las llamas de los trípodes se extinguieron. Y la tiniebla, y la ruina, y la «Muerte Roja» tuvieron sobre todo aquello ilimitado dominio.











Espero que os haya gustado, adiós.

(Memetin) Posiblemente hoy voy a tener pesadillas.

(Doble de Memetin) Tú tienes pesadillas de todo.


Twisted Princess

Ahora nos acercamos a Halloween, ¿no es cierto? Pues bien, yo voy a hacerlo con una pequeña serie de post (que espero tener tiempo de publicar, y posiblemente me gane una bronca con mi padre...).

El primer post abarcando ese tema es el de dibujo. Hay cientos de artistas que muestran bastante temas macabros pero yo, de todos los que hay, sólo voy a sacar a Jeffrey Thomas, que tuvo la idea de volver a las princesas Disney un tanto... Diferentes.









Aquí tenemos a la reciente princesa, Rapunzel, de la película Enredados. Como veréis, nosotros vimos un final diferente que el del dibujo.



















Alicia poseída por un reloj que menea ella para hipnotizarse y Megara medio zombie junto a Hércules que también lo está.


Me gustan bastante estos dibujos debido a que Mulán siempre me ha gustado y que Jane me parece tan salvaje como Tarzán (ahora sí que puedo pensar que es una heroína)


Cenicienta volvió a la realidad a las 12 y la Bella Durmiente nunca despertó.

Y, éstos son, los que me gustan mucho o que son más terroríficos. Son dos en los cuales pienso que las princesas están completamente poseídas pero son increíbles los dibujos.

Blancanieves, domando monstruos y parece bastante diabólica. A ésta Blancanieves si iría yo a verla al cine. (Tim Burton, vete apuntándolo)

















Y, la Bella y la Bestia (Bella me parece la niña del exorcista) y la Bestia...¿Con una soga al cuello?


















Bueno, espero que os haya gustado. Claramente hay más dibujos que podréis dar AQUÍ y a ver si puedo dar muchos avances éste Halloween.

Hasta luego!!!!

Memetin


(Doble de Memetin) Memetin, ya sé de que me voy a disfrazar.

(Memetin) ¬-¬ ¿De quién?

(D M) De ti, nadie es más fea que tú.

(M) ¿Buscas pelea?


P.D.T: En el blog Descúbreme si quieres, está el micro relato de Bloody Mary y Kusisake-onna. Por favor, pasaros ^-^

miércoles, 26 de octubre de 2011

Estoy de vueeeeeltaaaaa!!!

Hola a todos, sin duda se darán cuenta en seguida del pequeño cambio que sufre el blog (-.- 3 días para hacerlo...) y lo que queda todavía porque tengo que organizar las páginas, el sidebar lo quiero totalmente libre...Además de muchos errores que ahora tengo que actualizar lo más prontito posible (Al final me he dejado llevar por un look cuqui, lo cual me cuesta debido a que yo no soy muy cuqui ¬-¬)

Espero que les haya gustado (si no caeré en la miseria de la  tristeza T-T aunque pueda soportarla). ¡¡Y espero seguir estando aquí muuuuuucho tiempo!!

(Doble de Memetin) Ya sabía yo que ésta atolondrada no estaría ocupada mucho más tiempo.

(Memetin) ¬-¬

(Doble de Memetin) Bueno, la atmósfera parece que se pone tensa...Continuo, porque soy un personaje inventado por Memetin para sacar lo peor de ella, pero creo que no soy la única doble en el mundo.

(M) ¿Hay más como yo y no me he enterado?

(D M) Tranquila, chica, a ti solo voy a estar yo para molestarte ^-^. Como seguía diciendo, el famoso cliché de los dobles (algunos malignos incluso) están en nuestro día a día sin quererlo.

(M) Como yo a ti.

(D M) Por eso (y porque me gusta fastidiar a Memetin) voy a hacer como un tipo de sección.

(M) No, ¿te acuerdas lo que pasó la última vez que quisiste algo? ¿Te acuerdas cuando me dijiste que querías un conejito?

(D M) No

(M) Le dejaste así....



(M) Lo dejaste sin agua, sin cariño, sin amor....

(D M) ¿Y qué?

(M) Pues que cuando empiezas con algo siempre lo dejas a la mitad...Como a Tintín, el conejín....

(D M) ¡¡Pues que sepas que yo ahora soy más responsable!! ¡¡Me avergüenzas!!

(M) ¿No te acuerdas de lo que le pasó a Colorín el pececín?



(D M) Paso de lo que diga ésta.

(El doble de Memetin se va)

(M) ¿Y no te acuerdas de Kika la ardilla?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total