sábado, 19 de enero de 2013

Anime: Entre detectives ridículos, criminales distópicos y héroes tímidos

Me estoy viendo últimamente una serie de animes, mucho de ellos antiguos o de años anteriores como Madoka o Kuroshitsuji (que tendrá reseña éste último) y me he puesto como meta verme animes nuevos o inconclusos como los siguientes:


 
Ya se han subtitulado 13 capítulos al español y se esperan 22. Lo bueno de esta serie es la increíble trama que se sucede en él.
 

La historia consiste en un mundo futuro en el que todos los humanos son procesados por el sistema Sybil para elegir tu talento, ayudarte en tu vida...pero sobretodo para evaluar tu Coeficiente Criminal (prueba que ya habría superado en cualquier ángulo -.-). Quien sobrepasa un nivel es considerado un criminal y tiene la opción de morir o de tener una terapia que nunca termine; aunque después está el caso de que algunos de ellos trabajen con la sociedad para capturar a los criminales. Ahí es cuando aparece la protagonista boba de turno y el protagonista masculino (sin duda, lo segundo mejor de la serie aunque se pase con los fanservices...Bueno, eso no es del todo malo) que intentarán, junto con los demás que forman el grupo, encontrar al cabecilla de una serie de asesinatos...Nada, chupado.

Lo malo, aparte de la susodicha protagonista, es que el primer Opening (Abnormalize) que es una pasada es cambiado por otro de segunda en el capítulo 12...-.-




 
Maoyuu Maou Yuusha

De este anime sólo hay 3 capítulos que me están encantando, todo una delicia. Héroe intenta acabar con el Rey Demonio para que la paz en el mundo humano sea posible, pero lo que se encuentra es una hermosa mujer que dice ser ese rey y que desea fervientemente al héroe. Éste se mantiene en su línea de que eso no es posible y que quiere asegurar la paz; pero ella, con soluciones que se apoyan en la economía, empieza a sacar puntos por los cuales es bueno una guerra entre humanos y demonios. 

Por ahora es una trama muy buena, con cierto toque de crítica a la sociedad (o eso me parece a mí) y con un bonito romance que el estúpido de Héroe parece todavía no dar el primer paso (baka ¬ ¬). El ending es una preciosidad y el opening me recuerda a los típicos inicios de juegos de aventuras. Y me encanta la protagonista, un punto fuerte cuando el protagonista masculino es el flojo.

Lo malo hasta ahora, ¿de verdad hace falta que cada sobresalto de la prota se le muevan los pechos?


 
(Así es como me pongo los típicos días en los que todo lo veo negro) 

Sí, yo he llorado con este anime...pero de la risa. Con Cuticle Detective Inaba no me esperaba gran cosa (ni siquiera iba a verlo). Pero hoy he probado un poco...dios qué risas, que ridículo es todo y aún así me encanta. 

Hiroshi Inaba es el único hombre lobo que hay en Japón y se dedica a resolver casos ya que es un as. Lo malo es que pienso que nadie puede tomarlo en serio, y no es por su fetichismo por el cuero cabelludo (¿o tal vez sí?) que tiene que enfrentarse a su mayor y más letal enemigo: Don Valentino. Que es, además, una cabra que le gusta el dinero (hablando gastronómicamente) y que sus lacayos son terriblemente divertidos (ese dramatismo que hay en el segundo capítulo fue increíble, no pude evitar armar escándalo). 
Lo malo, el ending es una m***** y que el opening quiere mostrar algo, que desde mi punto de vista, no es. Un opening un tanto serio para un anime que, definitivamente, no te puedes tomar como serio.

P.s.d: Sospechosamente, Inaba-san se parece a Grell (kuroshitsuji) en el OVA de Ciel in Wonderland...Hmm

viernes, 4 de enero de 2013

Los Cuentos de Bereth: encantamiento de luna.

Bajo el frío de la entera,
luna con brillo de sangre,
se reúnen en el claro

el Mensajero y la Amante.

Al abrigo de las sombras,

rodeados por los vivos,

discuten sobre la muerte

y sellan nuestro destino.


Autor: Javier Ruescas
Editorial: Versátil 
Páginas: 424 que se me pasaron volando.
 
Sinopsis: Duna es una simple campesina en el reino de Bereth, el único con el que cuenta todavía con electricidad y en el cual el destino del reino gira en torno a un poema que escribió la reina cuando fue coronada. Ella vive sus días junto con Aya (la mujer que la acogió) y Cinthia (la sobrina de Aya y una buena amiga de Duna) con normalidad y apaciblemente. Bueno hasta que una serie de sucesos la lleva a Duna a estar comprometida con un Lord tildado de ridículo, ser expulsada de su escuela y después acabar en el palacio de Bereth con tal de terminar sus estudios allí. Durante el transcurso conocerá a Adhárel, el príncipe heredero de Bereth y a su no tan simpático hermano, Dimitri. Sin saberlo, Duna no sabe que se mete en toda una aventura con guerra contra otro reino, traición y con un secreto que asola el reino...
 


Crítica:

Duna es todo lo que una protagonista de novela debería ser: luchadora, lista y con cierto aire de rebeldía cuando hablamos de las labores de mujer en un tiempo bien parecido a la Edad Media. Con un personaje así junto al príncipe azul de los cuentos tradicionales y con ayuda de unos personajes secundarios encantadores, se nos presenta a Bereth como el lugar en el cual todo lector le gustaría estar. No hace falta sacar el recurso mágico a la primera; sino, como bien hacer el autor, insinuarlo y no destaparlo hasta el final para que todos nos quedemos impresionados. 

¿Hace falta esperar hasta el final para ver la verdadera fantasía? No, porque ya en el día a día de Duna y de Adhárel se puede percibir este hecho. El tema de la electricidad lo vi como un elemento acertado en la novela, ya que las bombillas son como un objeto preciado en todo Bereth y que, al ser el único reino que todavía lo maneja, es el punto que todo reino enemigo desea conquistar...como Belmont. Aquí es la parte cuando aparece el malo o los malos como se quiera enfatizar, si bien cae un poco en tópicos agradezco que no llegue a ser ridículo (no, para ridículos está Lord Guntern...que me recuerda a otro personaje que aparece en Orgullo y Prejuicio). El final del malo es evidente, dando hincapié a la segunda parte con un epílogo bastante habitual, pero yo no creo que la segunda parte se vaya a centrar tanto (los protas ya tienen algo muy importante que hacer).

La fantasía, la recreación de Bereth ya he dicho que son fantásticas, pero lo que me pareció maravilloso (ahora sale mi lado cursi) es la relación entre Duna y Adhárel. Una de las cosas que más me gustaron en ese sentido fue la escena del baile, recordándome mucho a un famoso cuento, en el cual Adhárel es muy príncipe azul y Duna toda una chica enamorada sin llegar a abusar. Y, para quién no haya leído la saga, aviso que ellos dos no son la única pareja romántica. 

Después están los secundarios como Cinthia, Sírgeric, Aya, los niños...que son una delicia en todos los sentidos y que me gustaría volver a ver en la segunda parte (cuando pueda conseguirla ¬ ¬). Demuestran que no son simples sombras que siguen a los protagonistas y se ven como personajes bien perfilados, sabiéndolos colocar acorde a su personalidad.

En cuanto a Javier Ruescas...es un escritor muy bueno en lo que hace. Es original, sigue una buena estructura a la hora de escribir la historia, muy rápida de leer y a ver si dentro de poco puedo leerme otra novela de él (hace tiempo salió Play, que tiene muy buena pinta). Hay veces que no hay que buscarse escritores de otros países para leer literatura juvenil, se debería apostar cada vez más por los nuestros a la hora de elegir.


8'5/10 Una buena novela.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Páginas vistas en total